"No puede haber noción de luz si no se ha penetrado en la tiniebla ...."

12 de mayo de 2012

El juez Harbottle

Siguiendo con los extraños archivos del doctor Hesselius, El juez Harbottle es, para mí, la historia más extraña de todas.
J. Sheridan Le Fanu nos presenta el prototipo de hombre cruel y vengativo que utiliza el poder que le confiere su cargo (es magistrado de la Corte Civil) para ejecutar sentencias duras e imparciales. Así es el juez Harbottle.

(A partir de aquí comienza un resumen detallado del argumento. No comentaré el final, pero quien no desee conocer los pormenores de la historia queda avisado.)




La historia en sí es sórdida, pues el autor deja latente la corrupción del magistrado, así como la relación inadecuada que mantiene con su ama de llaves, que es en realidad  la mujer de un procesado.
La actitud de esta mujer, atractiva y vulgar, según nos la describe el relato, es un tanto extraña y ambigua. El juez sabía del pasado de su ama de llaves, de hecho la había colocado él en ese puesto. Conocía también de sobra al marido de ésta, Lewis Pyneweck, un hombre cruel que la maltrataba y que ahora se encontraba en la cárcel debido al juez, y quien esperaba la sentencia del magistrado, pues pronto debía decidir sobre varias sentencias de muerte.
La mujer le suplicó que lo dejara vivir, pero el juez, cruel y vengativo, ejecutó cada resolución, sintiendo especial placer con la de Lewis Pyneweck. Pero ese placer se desvaneció pronto, pues a partir de ahí sus facultades se vieron alteradas por visiones extraordinarias, de ultratumba, que acabaron por perturbarlo del todo.
¿Sería el sentimiento de culpa, o realmente el juez Harbottle experimentaba un castigo, al parecer, enviado desde el mismísimo infierno?



Como ya he dicho al comienzo, para mí este relato resultó ser el más extraño de todos. En él rebosa una sordidez y una morbosidad latentes que le dan a la historia una atmósfera adecuada, para que el lector se sienta estremecido por los personajes.
En verdad el juez Harbottle es cruel y perverso, y se rodea de una intriga sobrenatural que se puede considerar como "el castigo que merece su alma", un alma malvada.
Hay algo en la forma de escribir de Sheridan Le Fanu que hace que sus relatos resulten desconcertantes. Las historias comienzan presentando a los personajes de un modo en el que no se desarrolla, de alguna manera, la trama verdadera que pretende transmitir. Es, sin embargo, al final cuando cae sobre el lector todo el peso sobrenatural que permanecía en suspensión. Es en el desenlace en donde el ávido espectador experimenta el terror, tornándose los sucesos macabros, y la sensación que queda después de leer sus historias se vuelve más inquietante.

Recomiendo la lectura de este relato y de otros de Joseph Sheridan Le Fanu, al que muchos consideraban el maestro de la ghost story moderna.

Que tengan un buen día y una buena lectura.

No hay comentarios: