"No puede haber noción de luz si no se ha penetrado en la tiniebla ...."

6 de noviembre de 2011

Herlock Sholmes llega demasiado tarde




Siguendo con la línea detectivesca comentaré un relato que leí hace algún tiempo, y que cuenta una peculiar historia sobre el ladrón de guante blanco más famoso del panorama literario.
Esta vez Arsenio Lupin tendrá un breve encuentro con uno de los detectives más célebres.
Como en otras ocasiones, Lupin se valdrá de todo tipo de trucos e ingenios para despistar y desconcertar a todos, sin embargo, sobre este relato hay un hecho muy significativo que no pasará desapercibido si se han leído anteriormente los relatos del caballero ladrón, pues para darse cuenta del detalle habría que conocer los hechos pasados en cuanto a su vida sentimental.
Las historias, generalmente, pueden leerse de forma no lineal, pero yo recomiendo seguir el orden de cada relato, ya que Maurice Leblanc, el escritor, nos deja algunas pistas sobre la vida personal del protagonista.

Dejando este tema a parte, hablaré sobre el argumento.
El relato ya comienza haciéndonos dudar, por lo que consigue captar rápidamente la atención del lector:
Un banquero llamado Georges Devanne celebra una comida en su castillo. Allí comenta que el ladrón Arsenio Lupin se encuentra cerca del lugar, pues ya ha habido robos en casas cercanas.
Devanne, viendo indicios de que el próximo será él, llama a Herlock Sholmes para que le ayude a proteger sus riquezas. El detective llegará al día siguiente a las 4 en punto de la tarde, por lo que el banquero reta al caballero de guante blanco a que intente, antes de esa hora, robar en su castillo.
Pero Arsenio Lupin tendrá más complicaciones que el poco tiempo del que dispone y que la inminente amenaza de la venida del detective más eficaz que conoce; antes tendrá que resolver un enigma que nadie ha podido descifrar en siglos, y que se encuentra en el castillo de Devanne.
¿Conseguirá Arsenio Lupin salirse con la suya esta vez?

Y para los que os estaréis preguntando por qué el título está mal escrito os debo una explicación.
No está mal escrito; cuando Maurice Leblanc escribió los relatos, Arthur Conan Doyle era su coetáneo, por lo que los derechos de autor le impidieron a Maurice Leblanc usar el nombre del genial detective. Pero supongo que ahora esos derechos de autor ya no impiden escribir correctamente el verdadero nombre de Sherlock Holmes, pues la editorial Edelvives en sus Clásicos Juveniles presenta el relato con la correción hecha.
Por mi parte, he querido respetar el título original, porque para mí fue muy divertido descubrir el relato así.

Espero que intenten descubrir si Lupin consigue o no despistar,o todo sea dicho, dejarse atrapar por el célebre Herlock Sholmes.

Que tengan un buen día y una buena lectura.

No hay comentarios: