"No puede haber noción de luz si no se ha penetrado en la tiniebla ...."

30 de noviembre de 2011

El nombre de la rosa




Esta obra de Umberto Eco es una de las mejores para mí. En realidad ya la había leído hace bastante tiempo, pero con el paso de los años mi mente fue creando lagunas en torno a algunos aspectos de la historia, por lo que se hizo imprescindible una relectura.
Mi opinión sobre el libro sigue siendo la misma que la primera vez que lo leí: maravilloso.

Al principio, la obra puede resultar un tanto lenta, ya que hay numerosas descripciones del lugar en donde se desarrollan los hechos, es decir, de la abadía, así como de las costumbres de los monjes y de las primeras investigaciones de los protagonistas. Sin embargo, a medida que avanza la historia, sin darnos cuenta, nos adentramos en la dinámica de los hechos y vamos sintiendo la necesidad de descubrir qué es lo que se esconde entre los muros de la abadía. Porque hay muchos secretos y no menos personajes que esconden algo.
Los protagonistas de la novela son Guillermo de Baskerville, antiguo inquisidor y franciscano, y Adso de Melk, un novicio benedictino que lo acompaña para aprender de sus enseñanzas. Todo esto transcurre a principios del siglo XIV, en una abadía italiana famosa por su magnífica biblioteca.
Guillermo tiene dos tareas importantes que cumplir: organizar un encuentro en la abadía entre los partidarios del Papa Juan XXII y los franciscanos espirituales, para discutir sobre si la pobreza que predican los espirituales puede considerarse herejía. Éstos últimos reciben apoyo por parte del Emperador, quien está enemistado con el Papa y al que considera un hereje.
Por otro lado, en la abadía un monje aparece asesinado, y Guillermo debe averiguar quién ha cometido no sólo ese crimen, sino también los que no dejan de sucederse a lo largo de su estancia y que parecen tener relación con la biblioteca y un libro misterioso que ésta esconde.
La historia la transcribe Adso de Melk en su vejez, por lo que a veces nos adelanta alguna información o nos aclara algún hecho que puede resultar algo confuso.
Debo advertir que en la novela hay algún que otro párrafo y numerosas frases en latín, por lo que algunas personas pueden desanimarse al leerlo. Pero he encontrado una guía en la que están recogidas todas esas frases que no conseguimos traducir. Dejo el enlace para aquellos que lo necesiten o para que los que van a iniciar la lectura de esta novela partan ya con la ayuda de la guía:

Miniatura medieval


Por otro lado, hay muchos aspectos interesantes en la novela para los que estén atraídos por la Edad Media. La obra invita a investigar sobre los miniaturistas y sus técnicas; sobre teología vista desde el punto de vista histórico y cultural; sobre las diferentes bibliotecas de la historia y los volúmenes que recogen : algunos extraños y desconocidos; otros eruditos pero todos igual de interesantes.

Hay también muchos datos interesantes acerca del significado y simbolismo de muchos personajes y sus nombres.
Guillermo de Baskerville podría compararse a Sherlock Holmes. Su aspecto y sus dotes detectivescas nos recuerdan al genial personaje de Arthur Conan Doyle, así como también su apellido, que nos remite a su obra El sabueso de los Baskerville. También se puede relacionar con el escolástico Guillermo de Ockham.
Otro personaje importante en la novela, Jorge de Burgos, es un homenaje a Jorge Luis Borges.
Para finalizar, recomiendo la lectura de la novela e invito a todo el que quiera a dejar sus impresiones.

Que tengan un buen día y una buena lectura.

1 comentario:

NOSFERATU dijo...

¡Vaya!, tenia rato que no me dava una vueltecita por aca. Definitiva mente una de mis novelas favoritas, modestia aparte le he leido como 6 veces apesar de su vastedad, la obra mas sobrevalorada de Eco. Un saludote y gusto volverte a leer.