"No puede haber noción de luz si no se ha penetrado en la tiniebla ...."

27 de febrero de 2011

Hace tiempo que no actualizo el blog, y todo se debe a dos factores de peso: no dispongo de tiempo y no tengo ordenador (estoy escribiendo desde el móvil y es una locura).
Esto me entristece mucho porque mantener al día las Antiguas Ruinas era un estímulo muy placentero, sin embargo las circunstancias me han hecho tenerlo un poco abandonado.
Ahora me propongo remontar este blog con muchos ánimos pero con una pega, y es que las entradas tendrán que ser mucho más breves y concisas.
Espero que quien me siga leyendo no se decepcione y que disfrute tanto como yo al elaborar cada entrada.

Para volver a coger el ritmo diré que estoy leyendo "El nacimiento de la tragedia" de Nietzsche. Por eso voy a dejar un fragmento que el propio autor escribió sobre su obra:

”(...)Obra de un dios sufriente y atormentado me pareció entonces el mundo.
Sueños me parecía entonces el mundo,e invención poética de un dios; humo coloreado ante los ojos de un ser divinamente insatisfecho.
Bien y mal, y placer y dolor, y yo y tú - humo coloreado me parecía todo eso ante ojos creadores. El creador quiso apartar la vista de sí mismo,- entonces creó el mundo.
Ebrio placer es, para quien sufre, apartar la vista de su sufrimiento y perderse a sí mismo. Ebrio placer y un perderse - a - sí - mismo me pareció en otros tiempos el mundo.
Este mundo, eternamente imperfecto, imagen, e imagen imperfecta, de una contradicción eterna - un ebrio placer para su imperfecti creador: - así ma pareció en otro tiempo el mundo."

Espero que tengan un buen día.

1 comentario:

Dikhé dijo...

El problema de la ciencia misma...que no puede ser conocido en su terreno. Ver la ciencia con la óptica del artista, y el arte, con la de la vida...
Pues solo como fenómeno estético está la existencia del mundo justificada.

"Lo que otorga a todo lo trágico el empuje peculiar hacia la elevación es la aparición del conocimiento de que el mundo, la vida, no pueden dar una satisfacción auténtica, y por tanto no son dignos de nuestro apego."

¡Oh, de qué modo tan distinto me hablaba Dioniso a mí!¡Cuán lejos de mí se hallaba entonces justo todo ese resigacionismo!

"El arte del consuelo metafísico, la tragedia"
Metafísicamente consolados...¡No! Vosotros deberíais aprender antes el arte del consuelo intramundano; aprender a reír.


Que se me destierra de toda verdad. ¡Solo loco!¡Solo poeta!
--------------
Acabo de descubrir tu blog por una de esas casualidades de la vida que le hacen estremecerse a uno. Todavía no he podido leerte demasiado, me parece un regalo; es una pena que hayas dejado de publicar.

Igualmente.