"No puede haber noción de luz si no se ha penetrado en la tiniebla ...."

25 de octubre de 2009

El Hombre de Arena

Ernst Theodor Amadeus Hoffmann (1776 - 1822)


Pido perdón por no haber actualizado más a menudo el blog, pero a veces es imposible tener tiempo para crear una entrada decente. Aprovecho este día de domingo para seguir con el objetivo que me propuse hace ya algún tiempo, que es el de seguir comentando los relatos que he leído.
Espero poder llevar a cabo la tarea, ya que he podido leer más pero estos son policíacos.
Me había quedado en El Hombre de Arena, de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann.

Este relato fantástico es sin duda una historia compleja que se centra en varios aspectos. Para empezar se nos presenta la historia de un joven que mantiene correspondencia con sus allegados. Debido a un suceso de la infancia, Nataniel, el protagonista, revela a su amada que siente animadversión por un hombre que le hizo vivir momentos terribles y al que llama el Hombre de Arena. Transcurre su vida y una serie de acontecimientos trastocan a Nataniel. No puedo contar más, pero tengo que revelar que me sorprendió bastante el desenlace y algunos puntos clave de la historia, pues aunque sea un relato da la sensación de ser más extenso de lo que es.

E. T. A. Hoffmann fue un escritor del siglo XIX que se dedicó también a la música. Su influencia se hizo notar en escritores como Edgar Allan Poe, Theophile Gautier y Charles Baudelaire.
Tiene muchos más relatos centrados en el suspense y en lo sobrenatural y a los que me gustaría echar el ojo.

Recomiendo la lectura del relato y espero que compartan sus opiniones.
La próxima entrada tratará de El joven Goodman Brown, del escritor Nathaniel Hawthorne.

Que tengan un buen día.

2 comentarios:

camdem dijo...

Vaya, no dices mucho del argumento, pero me imagino que si hablas de él será bueno. Uno más para la lista, y un abrazo más para ti.

NOSFERATU dijo...

Definitivamente cada vez que vengo a este blog- lo acepto con toda franqueza y humildad- aprendo al disipar las tinieblas de la ignorancia y me asombro cada dia de la fortaleza de vuestro intelecto y de la riqueza y de las buenas maneras de vuestras palabras. Como siempre un gusto visitarte y que pases un exelente Dia de Muertos como le llamamos por aca al Hallowen.