"No puede haber noción de luz si no se ha penetrado en la tiniebla ...."

26 de julio de 2009

Historia de Dos Ciudades - La Revolución Francesa




Hace poco terminé este libro de Charles Dickens, y no tengo otra cosa que decir que maravilloso.


La historia comienza bastante interesante.

Como bien indica el título de la obra, la trama se desarrolla entre dos ciudades: Londres y París, en una época que está próxima a la revolución francesa, 1775.
Los personajes desarrollarán sus vidas hasta que un acontecimiento los arrastre hasta el corazón de la masacre, de la violencia y la venganza.

Antes de que todo esto ocurra se nos va presentando un marco aterrador en el que viven miles de personas humildes y sin recursos, explotadas y sumisas ante la realeza y la burguesía.
Antes de que explote la revuelta se mezclan personajes que aparentemente no tienen mucho que ver entre sí, que viven realidades paralelas pero que se encuentran y chocan en el peor momento, siendo decisivos los acontecimientos del pasado para trazar un futuro.

Este libro nos describe la personalidad no sólo de unos personajes, sino también de una sociedad esclavista y déspota hasta el extremo, sin humanidad ni honradez, en la que estallan todos los sentimientos de "justicia" (una justicia muy vengativa y sangrienta) por parte de los que sufren esta deshumanización.
Estoy hablando de la opresión que ejercían los poderosos, la gente con dinero y un título nobiliario, hacia los campesinos, los trabajadores, los niños, etc.
La gente moría de hambre y nadie hacía nada, el resentimiento, la venganza, el odio cada vez se iba apoderando más y más de los oprimidos hasta hacerlos reventar.

Mientras todo esto iba sucediendo, el escritor nos introduce en la historia personal de varios personajes que sin saber cómo ni por qué se ven de pronto ligados a la revolución.




Tengo que destacar que Charles Dickens quería representar la crueldad y la locura tanto de los opresores (los reyes, los marqueses, los poderosos en definitiva) como de la de los oprimidos (el pueblo), que toman prisioneros para ejecutarlos en la guillotina sin razón alguna, llevados por la locura , la ira y el rencor, la venganza sangrienta y la sed de justicia.

Se "representa", de alguna manera, la violencia con la que eran tratados muchos que habían oprimido al pueblo. La muchedumbre, llevada por el odio, destrozaba y descuartizaba en plena calle a los enemigos de la república, a los ricos y nobles, a cualquiera que estuviera bajo sospecha.

No quiero desvelar nada de la trama, así que lo dejo aquí, pero tengo que destacar una cosa, tiene un final memorable, increíble, se me erizó el vello cuando lo leí.
Antes de terminarlo, justo cuando iba a llegar a un punto decisivo ya intuía más o menos como iba a acabar. Creo que quien lo haya leído o lo vaya a hacer puede sentir lo mismo que yo.

Hay varios personajes de peso que me gustaría mencionar, como el Doctor Manette, padre de Lucie, una joven francesa, los dos importantes; Charles Darnay, de gran importancia también; Jarvis Lorry, un empleado del banco que se hace muy amigo del Doctor; una sirvienta, la Señorita Pros, decisiva; El señor y la señora Defarge, de muchísima importancia en la historia, y por último mi personaje predilecto, Sydney Carton.
No voy a explicar nada de este último personaje porque desvelaría lo que ocurre, pero quien lea el libro lo entenderá.

Recomiendo su lectura sin lugar a dudas, espero que puedan llegara apreciarlo como yo lo hago y que lo disfruten enormemente.


Que tengan un buen día.

3 comentarios:

camdem dijo...

Si te digo la verdad, no he leído este libro, y he oído bastante acerca de él, por lo que ya va siendo hora de que lo abra. Es una época convulsa, y tienes razón al señalar que tanto opresores como oprimidos fueron, quizás, incluso sanguinarios. Por eso viene bien una obra como esta, un verdadero fresco de aquellos años. Un abrazo

NOSFERATU dijo...

Exelente reseña, devó confesar de que, cada dia me doy cuenta de las proporciones de mi ignorancia, y al relatar de esta forma tan fina y ecuanime me invita a dejar un poca mi vida virtual y regresar a las raices del cultivo intelectual.

Me disculpo de sobre manera ya que no me he podido dar visitas mas seguidas a las antiguas ruinas, que nunca me cansare de confesarlo y de disfrutarlo, me encanta leerte cada vez que paso por aca, ya sabes en este momento tengo una vida para trabajar y no estoy trabajando para vivir. Mis besos y abrazos para tan refinada dama.

Mark dijo...

Ayer termine de leer este libro, es excelente la forma en la que el autor, nos transporta a varios siglos de distancia.

Me gustan las obras que exponen la naturaleza general del ser humano, aun cuando algunos tocan los extremos, creo que en general todos estamos formados de las mismas emociones y podemos llegar a tocar los extremos. Solo personas con mucha sensible pueden capturar estas actitudes y sentimientos en letras como lo consigue este autor.

Es desgarrador en algunos capítulos, por que muestra la “realidad” de nuestro lado salvaje, sin embargo a la par nos entrega el otro lado, donde alguien como Sydney te conmueve hasta lo mas profundo de tu alma, por que todos tenemos luz y sombra en nuestra alma.

Gracias por publicar una entrada sobre leste libro.

Atte Marco