"No puede haber noción de luz si no se ha penetrado en la tiniebla ...."

7 de julio de 2008

La Epopeya de Gilgamesh

Enkidu y Gilgamesh.
A menudo el héroe que sujeta al león se identifica impropiamente con Gilgamesh.
El hombre toro suele asociarse a la figura de Enkidu.


Gilgamesh es una figura mítica que ha dado origen al primer poema épico que ha llegado hasta nosotros.

Se estima que la primera redacción de la obra data de mediados del III milenio a.C., a la que situamos en la antigua Mesopotamia.



En esta epopeya se narran las aventuras de un antiquísimo rey de Uruk, que va en busca de la planta que otorga la inmortalidad para dársela a la humanidad.

Gilgamesh es considerado un sabio por haber adquirido experiencias a través de sus viajes, por conocer cosas secretas de los tiempos anteriores al diluvio y por haber visto países lejanos.

Hijo de Lugalbanda y de la diosa Rimat - Ninsun, construye las sólidas murallas de su ciudad (Uruk).

Aunque Gilgamesh fracasa en su intento de encontrar la planta de la inmortalidad, es considerado un héroe, que siendo mortal, conoce la verdad sobre la naturaleza humana, pues se la ha revelado Utanapishtim, un hombre que había construído una nave para cobijar en ella a todas las especies animales en espera del diluvio, mandado por los dioses para destruír la humanidad. Algo parecido al arca de Noé en el cristianismo.



Hay muchas versiones de la saga de Gilgamesh, tanto sumerias, paleobabilonias, en lengua hitita, acadia, elamita y en epopeya clásica de Nínive.



Pero si hablamos de Gilgamesh, también debería mencionar a Enkidu, el amigo inseparable del héroe, que lo acompañará en sus hazañas y en su largo viaje.

Enkidu se nos presenta como un ser primitivo, el cual no tiene contacto alguno con el mundo de los hombres, un hombre salvaje que se civiliza después de yacer con una prostituta enviada por Gilgamesh para tal fin.

Pero antes de entablar una fuerte amistad, en encuentro con el soberano de Uruk es violento, pues chocan entre sí, y de este choque nace su amistad.

Luchan juntos contra el toro celeste que les envía la diosa Ishtar, despechada por el rechazo amoroso de Gilgamesh, y contra en mosntruo Hubaba, en el bosque de cedros.



Lo que empuja a Gilgamesh a la búsqueda desesperada de la inmortalidad es la muerte de su inseparable amigo Enkidu.



Gilgamesh y Enkidu están profusamente representados en el arte de Mesopotamia, contribuyendo a la difusión y mantenimiento del patrimonio épico y literario durante el Próximo Oriente antiguo.



" Le pone la mano en el corazón, pero ya no late. Entonces cubre la cara de su amigo como la de una esposa"

(Epopeya de Gilgamesh, tablilla VIII)

1 comentario:

Midnight Poison dijo...

Woola! Primero de todo decir que la entrada es ultra interesante y que me gustaria leer mas sobre Gilgamesh :).
Todo lo que me recomiendas siempre merece mucho la pena,se nota que sabes de lo que hablas jeje
Tu sigue asi,un beso a otra Bomby- piragua! :***